post

Rugby Inclusivo: Carta de Eduardo Aparicio.

Carta escrita y leida en nuestro 1er. Aniversario por Eduardo , papá de Tomy Aparicio.
Para disfrutar…
Todos, en algún momento de nuestras vidas tuvimos o tenemos un sueño. Los sueños que se imaginan y que se sienten cuando queremos que algo suceda. Nos imaginamos felices si podemos realizarlo. Nos imaginamos satisfechos y proyectamos siempre un nuevo sueño para volver a empezar…
Algún día una futura mamá (embarazada ella) soñó con tener un hijo. Y lo soñó fuerte, grande y sano. Lo soñó en todas las etapas de la vida: cuando deja los pañales, cuando comienza a caminar, cuando entra al jardín, su primer día de clases, tal vez abanderado, tal vez egresando de un colegio secundario. Sueña con carreras universitarias, abogado, médico cirujano o arquitecto… o jugador de rugby, por que no…
Todos los que somos o seremos padres, soñamos con nuestros hijos y su futuro. Pero a veces los sueños no siempre se cumplen de la forma en que nos imaginamos. A veces Dios, la vida, el destino o como quieran llamarlo, nos tiene preparado otro camino. Así sucedió con muchos de nosotros. La vida nos cambió completamente cuando nacieron nuestros hijos. Hubo que llorar, hubo que aceptar, hubo que aprender… Hubo que aprender, aprender y aprender. Y aún continuamos aprendiendo. Aprendemos de ellos y también de nosotros. Aprendemos de quienes les enseñan, que también nos enseñan a nosotros. Pero finalmente recomenzamos a soñar. Tal vez para algunos sean sueños pequeños, sueños cortitos… pero para nosotros son grandes sueños. Soñamos con el paso a a paso de cada día. Soñamos con que nuestros hijos aprendan a sentarse, a gatear, a caminar, a hablar, a leer y especialmente a interrelacionarse con sus semejantes. Cuántos sueños, no? Pero para nosotros estos sueños gigantes son sueños que queremos realizar a toda costa , sin concesiones, sin bajar la guardia ni un instante, una y otra vez hasta conseguir cada etapa, cada paso. Cada logro es un sueño realizado y VAMOS POR MAS. En cada nuevo sueño, nuestros hijos nos demuestran que ellos también pueden, con otros tiempos a lograrlo.
Por eso hoy queremos agradecer a todos estos soñadores que se atrevieron a proyectar Rugby Inclusivo. A todos los que nos enseña a soñar que un mundo mejor es posible y que los sueños por mas grandes que sean, se alcanzan si los deseamos de corazón y ponemos manos a la obra.
Agradecemos a quienes a pesar de las dificultades y de los tropiezos, se levantan, caminan y avanzan a pesar de aquellos que te desalientan, a pesar del “no se puede”. Agradecemos a quienes toman de su mano a nuestros hijos y le muestran el camino por donde ir; a aquellos que les enseñan que una pelota ovalada es una excusa para reunirse, jugar, compartir y hacer amigos.
Les agradecemos a ellos que les enseñan rugby pero también les enseñan a cantar, a quienes transmiten el valor de un tercer tiempo y el compartir un mate cocido con el amigo que está al lado. Les agradecemos por transformar berrinches en sonrisas.
Pero nosotros como padres, agradecemos por sobre todas las cosas, UNA, y que además nos emociona y es que ustedes, queridos amigos, miran a los ojos de nuestros hijos con Amor. Eso, los hace grandes de corazón, eso verdaderamente los hace especiales, eso los hace soñadores. Sólo me queda decirles: gracias por este sueño hecho realidad… y VAMOS POR MAS !!!